El trabajo remoto es una realidad que va en aumento. Los nómadas digitales trabajan para empresas en Estados Unidos o Europa mientras beben agua de coco mirando los arrozales en Bali o comiendo pad thai en una playa de Tailandia. Cada vez hay más empresas que incluyen flexibilidad de horarios en sus rutinas laborales y otras donde ni si quiera existen oficinas.

Hace tres meses estoy trabajando en una de ellas. Una startup donde todos los integrantes trabajamos desde la casa.

Trabajar desde tu sillón en pijama, o en tu mesa de comedor mientras escuchas tu música favorita a todo reventar es impagable. Pero el trabajo remoto no son sólo unicornios y arcoíris. Suena como una maravilla, pero no es tan fácil llevarlo a cabo como parece.

Desde que somos pequeños nos moldean para que sigamos horarios fijados por la sociedad. Nos dicen que tenemos que levantarnos a las 6 am para ir al colegio. Nos obligan a estar encerrados 8 horas en un establecimiento. Nos uniforman física y mentalmente.

¿Cómo va a ser fácil manejar tus propios tiempos y ser productiva si toda tu vida te moldearon para ser un engranaje? ¿Para hacer lo que se te pide, cuando se te pide, de la forma en la que se te pide?

A decir verdad, cuando bajó la euforia por haber conseguido el trabajo de mis sueños, la situación se puso cuesta arriba. Me vi sentada en mi casa con todo el tiempo del mundo y todas las distracciones de la vida a mi disposición. ¿cómo demonios iba a ser productiva si podía hacer yoga después del desayuno, o dormir una siesta después del almuerzo?

Muerta de sueño después de almuerzo

Al principio traté de fijarme horarios como en una oficina. Me forcé a levantarme temprano, para empezar a trabajar a las 9am y terminar 6pm. Honestamente, nunca me resultó. La siesta es algo que aún no puedo eliminar y el levantarme temprano sigue siendo un desafío.

La hora en la que soy más productiva es justo después de la puesta de sol. Por alguna extraña razón, ese momento entre el día y la noche, cuando corre una brisa fría y la luz es rosa, me activo como gato en la oscuridad.

 Cuando tenía 15 años me quedaba hasta las 2am escribiendo, dibujando o simplemente soñando despierta, y a los siete era yo quien arropaba a mis papás y no al revés. Toda mi vida he sido más creativa en la noche. Mis mejores ideas han surgido durante el insomnio. Pero siempre he sentido que esto es un problema, pero … ¿es realmente un problema?

Recientemente leí un artículo en el New York Times que me dio vuelta la cabeza. Su autor, Alex Williams, habla de cómo la sociedad pone en un altar a las personas que se levantan temprano. Cuenta cómo el concepto de exitoso está ligado a levantarse 5 am, 4 am, ¡hasta 3 am! Que los C.E.O de grandes empresas como Apple, Disney y Starbucks se levantan antes del amanecer. Pero propone algo interesante. Los búhos nocturnos, (night owels como les dicen en inglés) son más arriesgados y tienden a pensar fuera de la caja.

Personajes como Hunter S. Thompson, James Joyce y prácticamente todo Sillicon Valley, incluyendo a Mark Zuckerberg el creador de Facebook, trabajaban y trabajan hasta altas horas de la madrugada y se levantan a las 10 am. ¡Soy un night owl!

Más que por una competencia entre quienes son más exitosos o más creativos, si las personas de mañana o los búhos nocturnos, su artículo revolucionó mis pensamientos con el concepto de ritmo circadiano.

Lo había escuchado, pero nunca antes le había puesto atención.

Son oscilaciones de las variables biológicas en intervalos regulares de tiempo, en otras palabras, es la predisposición natural que tiene cada persona de experimentar pics energía o de descanso según la hora del día. Esto es diferente en cada uno.

Efectivamente hay seres humanos que son más activos durante el día y otros durante la noche. El gran plus del trabajo remoto, es que podemos sacarle provecho a esto.

Trabajar desde la casa es la situación idónea para descubrir los ritmos propios. Es una manera de conocerse a sí misma y percibir cuáles son los momentos de mayor productividad de cada una.

Personalmente aún lo estoy experimentado. Sé que mi hora más creativa es después del atardecer, que mi hora productiva es justo después de levantarme en la mañana y que mi momento de baja energía es entre las 3pm y las 6pm. ¿Cómo lo uso a mi favor?

Esa es una respuesta que aún estoy tratando de responder, pero siento que cada vez estoy más cerca de averiguarlo.